viernes, 9 de agosto de 2013

:)

Vivir en Verona, en Turim, en Florencia o en Siena. Despertar feliz, desayunar cruasanes caseros de nutella y café molinari en mis bonitas tazas. Pasear por calles antiguas con casas pequeñas llenas de colores y flores. Alegría en estado puro. Decir "chao" a todos. Cocinar pasta fresca cada día y comer hasta reventar. Tardes para saborear cremosos helados mientras curiosear escaparates. Anocheceres con olor a pizza de carne recién hecha. Degustar vinos italianos y recorrer la ciudad en vespa. Dibujar bonitos amaneceres. Encontrar un gran y hechizante amor; o pequeño y apasionado. Oxidar y perder dinero tirándolo en cualquier fuente, ayudar con la decoración de puentes y farolas colgando ridículos candados con garabatos o dejando mi huella grabada estropeando los muros de la casa de Giulietta Capuleti. Y creer en todo eso.
Quiero esto, tampoco es pedir tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario