viernes, 9 de enero de 2015

Soy de esas personas que viven de emociones; de esas que sueñan despiertas; de esas a las que les gusta arriesgarse y sentir ya sea para bien o para mal; de esas que esperan que cada día sea un gran día. Por eso odio los abrazos vacíos, las miradas sin ver, los besos sin besar. Odio vivir sin ilusión por ver a alguien, sin la necesidad de tenerlo cerca, sin complicarme la vida, sin enloquecer, sin sentir nada nuevo. 

sábado, 11 de enero de 2014

Tratándose del corazón nunca me han salido las cosas demasiado bien. Por eso, por lo llorona que soy y porque a veces me vuelvo un tanto masoca.. he llorado mucho de aquí para atrás. Pero después de agotar mis lágrimas durmiendo y despertando cada día durante un año con la cara empapada, por un hombre que lo valía todo y más, el más valiente que conoceré, el que me quería como nadie en este mundo podrá hacerlo y el que se tuvo que ir sin opción a elegir, sin mirar atrás, queriendose quedar aquí a mi lado; después de eso, una persona que por elección propia decide alejarse de mi vida o hacerme daño, lo único que merece es una patada en los huevos.

viernes, 9 de agosto de 2013

:)

Vivir en Verona, en Turim, en Florencia o en Siena. Despertar feliz, desayunar cruasanes caseros de nutella y café molinari en mis bonitas tazas. Pasear por calles antiguas con casas pequeñas llenas de colores y flores. Alegría en estado puro. Decir "chao" a todos. Cocinar pasta fresca cada día y comer hasta reventar. Tardes para saborear cremosos helados mientras curiosear escaparates. Anocheceres con olor a pizza de carne recién hecha. Degustar vinos italianos y recorrer la ciudad en vespa. Dibujar bonitos amaneceres. Encontrar un gran y hechizante amor; o pequeño y apasionado. Oxidar y perder dinero tirándolo en cualquier fuente, ayudar con la decoración de puentes y farolas colgando ridículos candados con garabatos o dejando mi huella grabada estropeando los muros de la casa de Giulietta Capuleti. Y creer en todo eso.
Quiero esto, tampoco es pedir tanto.

domingo, 10 de marzo de 2013

Llevo ya un mesecito sin ti.

..un mes insignificante sabiendo que voy a estar toda una vida sin lo que más puedo querer. Sin un abrazo tuyo, sin un beso de buenas noches, sin una palmerita de chocolate los días de estudiar, sin películas de vaqueros, sin paella los domingos de resaca, sin dormir escuchando el crujir de las pipas, sin oir que me quieres.
Que crueldad. Te echo mucho de menos.